Ficha de artista: Camela   1 fans  Hazte fan

Para definir la música de Camela hay frases para todos los gustos. Desde que es como "la esquina del barrio donde se cruzan Los Chunguitos con el tecno melódico de los Pet Shop Boys", a la opinión de José Merc

Ver Galerias Ver Vídeos Ver Foro

Biografía

Para definir la música de Camela hay frases para todos los gustos. Desde que es como "la esquina del barrio donde se cruzan Los Chunguitos con el tecno melódico de los Pet Shop Boys", a la opinión de José Mercé: "Yo escucho a Camela y veo que ahí hay sentimiento, pero luego los que lo saben todo dicen que no. ¡Qué sabrán ellos lo que es sentimento y pureza!". El caso es que más de seis millones de personas han comprado sus discos oficiales desde que en 1994 el trío publicó su primer álbum, y muchos más los seguidores que han almacenado en su memoria canciones que enganchan a la primera porque, como dice Camela, "todos los artistas interpretan canciones de amor. Nosotros hacemos historias de amor".

Cuando Ángeles Muñoz, Dioni Martín y Miguel Ángel Cabrera formaron Camela, difícilmente podían imaginar la proyección que, a lo largo de los últimos 15 años, tendrían sus canciones. Amigos desde el colegio, Ángeles trabajaba en una imprenta, Dioni conducía una furgoneta haciendo portes y Miguel Ángel esbozaba sus primeras composiciones con la ayuda de un teclado electrónico. Los tres vivían en el barrio madrileño de San Cristóbal de Los Ángeles, al que siguen apegados sentimentalmente. "Es mi barrio. Allí vive mi familia, mis amigos. Ahí siguen y allí viví yo hasta hace pocos años. Raro es el día que no los visito", dice Dioni. "Es el barrio de Camela y de Raúl, que es una institución, un estandarte. Gente obrera, humilde, sencilla. ¿Sabes que el emblema del barrio es una gran chimenea y la iban a tirar? La han salvado las cigüeñas, que anidan en lo alto".

Sacando horas de donde no había, Ángeles, Dioni y Miguel Ángel se reunían a ensayar canciones que contaban pequeñas historias cotidianas, de amores y desamores, desengaños y reconciliaciones, siempre con las voces de Ángeles y Dioni dándose la réplica y con una música que pronto alguien definió como tecnorumba. Canciones que desde 1992 comenzaron a circular grabadas en casete entre familiares y amigos, ensanchándose rápidamente el círculo de admiradores. Tal fue la demanda que Camela, tras reunir 200.000 pesetas de entonces (1.202 euros), comenzó a producir y editar casetes, que el grupo distribuía en gasolineras y mercadillos. "Lo nuestro era un hobby. Hicimos las maquetas porque queríamos tener nuestra música grabada. Nos contentábamos con recuperar el dinero que habíamos gastado", afirman. "Vendíamos mucho. Nos pedían 3.000 y 4.000 copias cada vez. Para nosotros es un orgullo haber comenzado de esta forma".

De ahí a ser considerados como los "reyes de las gasolineras" sólo había un paso, algo que a Camela no hace particularmente feliz por su sentido peyorativo.
Corría el año 1994 cuando una de esas cintas cayó en manos de Alfonso Corral, propietario de una pequeña discográfica independiente, que se lanzó a publicar su primer álbum: Lágrimas de amor. Comenzaba el fenómeno Camela.

Un año después, Camela publicó su segundo álbum, Sueños inalcanzables, que permaneció 30 semanas en la lista de los más vendidos. Y en 1996, con una gira de más de 120 conciertos por toda España, el trío volvió a grabar aquellos temas iniciales y editó su tercer trabajo: 12 primeras canciones.

En 1997, Camela lanzó su órdago cuando el álbum Corazón indomable alcanzó el nº1 en la lista oficial de los más vendidos y en 1998 lo ganó definitivamente cuando su siguiente disco, Sólo por ti, volvió a batir récords consiguiendo el doble platino en sólo siete días.

En 1999, Camela firma contrato con EMI y, un año más tarde, publica Simplemente amor, un disco diferente, cuidado al detalle y que vuelve a ocupar el nº1 durante tres semanas con más de 450.000 ejemplares vendidos. 
En 2001, el álbum Amor.com vende más de 400.000 ejemplares; en 2003, Por siempre tú y yo supera los 300.000; en 2004, 10 de corazón alcanza el doble platino; en 2005, el recopilatorio Camela Oro supera el disco de platino, como sucede con Se ciega por amor en 2006 y Te prometo el universo en 2007.

Son más de seis millones de álbumes oficiales vendidos por Camela a lo largo 14 años, al margen de grandes promociones y de abrasivas campañas de marketing, amparándose en la ley de la calle.

Compra de Entradas

Fan de:

el artista en la web