Ficha de artista: willy-tornado   0 fans  Hazte fan

Ver Galerias Ver Vídeos Ver Foro

Biografía

Quién estuvo alguna vez en un concierto de la añorada banda barcelonesa The Freewheelin’ Tornados es imposible que se olvidara de él: Guillem Cunill, carismático bajista que antes de deshojar el primer tema ya se contoneaba emocionado por su rincón de escenario con los ojos cerrados. Otro voluntario para trepar a una tarima y demostrar que una canción siempre es un temblor hermoso. Romántico señuelo para seguir creyendo en un arte y oficio que él ya lleva años defendiendo con natural entrega desde diferentes parcelas (músico, promotor, roadie…). Aunque es ahora cuando Guillem, llamémosle ya Willy Tornado, se ha decidido a estampar su primer disco en solitario: un relato emotivo cantado en primera persona que hila la fractura de una relación amorosa, la pérdida de un ser muy querido y aquella necesidad abrasiva, pasional, de aferrarse a las canciones para explicar de cara lo que te pasa. Es por eso que “A 11.000 km” suena punzante y delicado; extrovertido y recogido. Rock de cuña americana, exquisitamente producido y arreglado por Alex Vivero (Santos), que sostiene con fuerza talismanes personales (The Band, los Whiskeytown de Ryan Adams, Neil Young, Quique González, Santi Campos…). 

Y Willy, tan transparente como siempre, nos enseña las pistas con las manos abiertas: Sentidas piezas de corte amoroso (“Te vas”, “La casa donde solíamos estar”, “Cuando el lugar no nos importaba” o la titular “11.000 km”), revisiones nostálgicas de los tiempos pasados (“Costa Brava”), una sensible evocación a una madre desaparecida (“Clabu”) o ese vitalista homenaje a las calles más intensas de Madrid (“Dandys y Doncellas”), cantado en vibrante comandita con Álvaro Guzmán (The Right Ons) y aupado por un verso entusiasta que de alguna manera define el proceso de gestación de “11.000 km”: ¡¡¡Y todos a la carga!!! 

Exacto, ¡¡¡y todos a la carga!!! El singular “uno para todos y todos para uno” de Willy Tornado, formalizado con una espléndida reunión de músicos- camaradas para ayudarle a levantar su debut. Componentes de The Right Ons, Nothing Places, Amigos Imaginarios, Standstill, Sidonie, Santos, Egon Soda o Mi Capitán compartiendo micrófonos, emulando ese espíritu de cálida hermandad que desprenden algunos de nuestros discos de rock favoritos. Y, sobre todo, recordando la máxima dirigida a cualquiera que siga hoy en día empuñando un instrumento: Una canción siempre es un temblor hermoso.

el artista en la web